Nice Vida Y Belleza, photos

0
8

A few nice vida y belleza, images I found:

Tan solo un árbol / Only a Tree
vida y belleza,
Image by MiquelGP54
Exactamente.
Pero por él, en homenaje a su belleza y en recuerdo de mi infancia pueblerina y aventurera, caminé hasta el coche, dejé la cámara en su lugar, volví sobre mis pasos tras fotografiar pura naturaleza en lo alto del Coll de Ordino, en Andorra, y me propuse subirme a él.
Algo me impulsaba a desear sentir su tronco bajo mis pies, a buscar sus oquedades para apretarlas con mis dedos, a trepar hasta la rama más alta que soportase mi peso, a notar en mis manos su rugosa aspereza quizá centenaria, a abrazarlo con fuerza para no caerme y también para sentir su vida, su pálpito, el panorama que me permitiría ver desde lo alto de su copa. Que no era poca cosa, pues al fondo tenía el pico de la Coma Pedrosa, la cima montañosa del Principado de Andorra con casi 3.000 metros.
Y sí, fueron minutos mágicos, plenos, llenos de una peculiar intimidad entre él y yo, entre dos especies tan diferentes, hijas de la misma Naturaleza, como un vegetal y un pobre ser humano enamorado de algo tan hermoso como un árbol de inusitada y humilde belleza. Un pequeño interludio de comunicación imposible de comprender si no se ha trepado a un árbol alguna vez, pero con la plena consciencia de lo que se está haciendo en cada movimiento, con cada gesto, sintiendo o intentando sentir lo que podría estar sintiendo el árbol si pudiese sentir.

Sí, quizá alguien pensará… tan sólo un árbol.

Música recomendada: "A un olmo seco". Joan Manuel Serrat canta a Antonio Machado.

TAXUS BACCATA. El bosque milenario de Tosande / The millennial forest of Tosande
vida y belleza,
Image by MiquelGP54
Supongo que nos pasa a todos los fotógrafos, pero confieso que en ocasiones no sé qué escribir sobre una imagen.
La belleza, la intensidad, el encanto, la magia o el dramatismo de lo que mi cámara y yo hemos conseguido mostrar es tan evidente, tiene tanta potencia o es tan hermoso que transmite por sí mismo mucho más y mil veces mejor que aquello que unas cuantas de mis palabras más inspiradas pudieran evocar.
Porque cuando uno llega a este bosque situado a más de 1500 metros de altura, con un última subida de más de un kilómetro que quita el aliento, acelera el corazón hasta el límite y nubla la vista por el esfuerzo, lo primero que se le ocurre decir, en mi caso en voz alta, al ver el primer ejemplar de tejo, es algo así como… "¡ No me lo puedo creer !"

"La singularidad de este rincón mágico estriba tanto en la concentración como en la longevidad de un árbol cada vez más escaso, de crecimiento lento y testarudo como él solo: el tejo. Taxus baccata para ser exactos.
En realidad se trata de un grupo de supervivientes, como una especie de náufragos del tiempo que se hubieran agarrado con uñas y dientes a una balsa perdida en mitad del inmenso océano y viajaran sin rumbo camino de la eternidad. Solo para resistir. Solo para perdurar. Y ahí están, anclados al suelo calizo del hayedo por unas raíces que parecen los tentáculos del calamar gigante contra el que luchaba el capitán Nemo. Y eso mientras sus troncos retorcidos y gruesos, hinchados como por una misteriosa fuerza interior, amenazan con atraparte en cualquier descuido, con prenderte por la espalda para lanzarte de rama en rama hasta encestar en el oscuro agujero que muchos de ellos tienen abierto en sus troncos. Porque los troncos del tejo, aunque esto no aparezca en la guías de botánica, ni en los paneles informativos que pespuntean la senda, guardan todos los secretos del mundo. Incluso hay quien dice que esos agujeros negros son las puertas que, a través de sus troncos huecos, conducen a mundos jamás imaginados. Mucho más extraños que el más lejano de los planetas. Otros dicen que esos agujeros del tronco son las bocas que cobran vida al caer la noche, como en los cuentos de Walt Disney o en los mundos del Hobbit.
Tal vez por eso un silencio sepulcral envuelve este rincón del bosque. Un silencio denso y pesado, como si una ley invisible y cruel impidiera aquí el canto de los pájaros, el vuelo de las moscas o hasta el susurro del viento.
Tal vez este sea el aviso más evidente de que los tejos son árboles sagrados y su longevidad un hecho venerable que merece todo el respeto del mundo".

Texto: Javier Prieto Delgado

Bien, escrito queda. Tanto mis pobres líneas como las muy acertadas e interesantes de Javier Prieto Delgado…

Pero ¿no os parece como a mi, que sobran todas las palabras cuando observas algo tan indescriptiblemente hermoso?

Música recomendada: "Cándida". Dawn.

El potro blanco
vida y belleza,
Image by Eduardo Amorim
"… La vida es un potro blanco,
la clina al viento, sin ensillar
Y lleva el amor en ancas,
como quien lleva la libertad
‘La muerte es un potro negro
como la noche, para soñar’,
lo dice Cacho Ledesma,
mi amigo gaucho, al desensillar …"

Fragmento de "Jineteando la vida", de Antonio Tarrago Ros
Montevideo, Montevideo, Uruguay