Modernismo en Valencia – Casa Judía, obra del arquitecto Juan Guardiola Martínez

0
6

Check out these estilo y decoracion, images:

Modernismo en Valencia – Casa Judía, obra del arquitecto Juan Guardiola Martínez
estilo y decoracion,
Image by Antonio Marín Segovia
La "Casa Judía" es un edificio singular por su colorido y decoración, siendo diseñado y construido en 1930 por el arquitecto nacido en Sueca (Valencia), Juan Francisco Guardiola Martínez. Se encuentra ubicado en la calle Castellón, número 20 de Valencia, muy cerca de la también emblemática Estación del Norte.

El edificio se adscribe a la corriente "Art Decó", estilo arquitectónico muy en boga en esa época.

Recibe popularmente el nombre de "Casa Judía" por la estrella de David que ostenta en el dintel de la puerta del zaguán.

El cromático y singular edificio fue encargado construir por José Salom.

Dar a conocer el Patrimonio Cultural no es una tarea exclusiva de las instituciones públicas o de fundaciones privadas, por eso urge posibilitar desde todos los ámbitos, la difusión, conservación y rehabilitación de todas las singulares obras arquitectónicas, que embellecieron el cuerpo y el alma de la ciudad de Valencia durante los años 20 y 30 del pasado siglo XX.

El acceso y disfrute de nuestro Patrimonio Histórico y Artístico es una labor que debe ser asumida, con el debido rigor, por todos los valencianos, propiciándose desde las instituciones públicas las campañas didácticas en los centros educativos, con el apoyo y respaldo de los medios de comunicación y de toda la sociedad civil, pues todas las generaciones presentes y futuras somos los auténticos dueños de esos monumentos y señas de identidad, que debemos conocer y cuidar, pues forman parte indisoluble e inseparable de nuestro "hogar", de nuestro propio cuerpo.

La cultura es algo más que un aséptico, entretenido y variopinto "conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y costumbres que caracterizan a un pueblo, a una clase social, a una época, etc." La cultura es y debe ser concebida como una útil y eficiente herramienta de transformación social, política, económica… y los comunistas debemos usar esa potente arma siempre como un elemento, como una palanca que favorezca y estimule la toma de conciencia y el posicionamiento político frente a la barbarie capitalista.

Antonio Marín Segovia

Portavoz ACR Constantí LLombart

VALLADOLID, MEDINA DEL CAMPO, CASTILLO DE LA MOTA
estilo y decoracion,
Image by Lorenmart
El castillo de La Mota es un castillo que se encuentra ubicado en la villa de Medina del Campo, (Valladolid, España). Situado en una elevación del terreno —mota—, domina la villa y toda su extensa comarca. De él arrancaba un recinto amurallado, ampliado en tres ocasiones, que abrazaba la población, y del cual subsisten algunos restos. Se edificó con el característico ladrillo rojizo propio de la zona, empleándose la piedra únicamente para pequeños detalles, como troneras, escudos, etc. Fue declarado Bien de Interés Cultural (B.I.C.) el 8 de noviembre de 1904.1
El edificio actual debe su imagen a un largo proceso de restauración, aún en curso, iniciado a raíz de su declaración como Bien de Interés Cultural (B.I.C.), el 8 de noviembre de 1904. El castillo posee planta trapezoidal y consta de dos recintos. El primero o barbacana es bajo, con cubos en los ángulos y en el centro de cada uno de sus lados. Presenta escarpa hacia el foso, y la puerta se protege por dos robustos torreones, comunicados en sentido vertical. El segundo recinto, mucho más sólido, tiene muros de gran altura y fuertes torreones en los ángulos, destacando por su elevación la torre del homenaje.
Descripción:
Torre del Homenaje: tiene planta cuadrada y mide 38 m de altura y 13,5 m de anchura en cada lado de su perímetro exterior. Unida a los muros del segundo recinto, forma el ángulo norte del mismo, defendiendo la puerta de entrada que da al Patio de Armas. En la actualidad consta de 5 plantas. La primera y segunda están reconstruidas, son octogonales, con bóveda plana. La tercera, también reconstruida, es un cuadrado con bóveda de plena cimbra. Sobre éstas se encuentra la más bella e interesante de todas, reformada por una estancia de planta cuadrada que se transforma en un octágono por medio de semibóvedas de aristas o trompas, que cierran los ángulos del cuadrado y después de un polígono de 16 lados montado en una arquería volada de planta triangular, abriéndose cada arquito sobre una base que va disminuyendo desde arriba hacia abajo hasta terminar en punta. También de planta cuadrada y bóveda de claustro es la estancia del piso más alto, transformándose en un octágono por medio de unas pechinas planas situadas en los ángulos del cuadrado. En la plataforma de la torre hay matacanes a lo largo de cada una de sus fachadas, protegidos a su vez por ocho garitones que forman ángulos entrantes en ésta. En el centro se levanta una torre caballero de arcos de medio punto.
Patio de Armas: se organiza por medio de tres crujías que se abren al patio por una serie de arcos apuntados, reproduciendo las trazas originales de las dependencias del castillo. La portada gótica es un vaciado de la que mandó poner Beatriz Galindo, la Latina, en el Hospital de Madrid que llevaba su nombre. El original de esta portada es obra de un artista árabe, el alarife Hazan. Está hecha al gusto musulmán, como lo indica la curva del arco de ingreso, que luce una decoración de bolas, estatuillas bajo lindos doseles y realzando el conjunto una airosa ventana, todo ello encuadrado dentro de un alfiz de tipo naturalista. Se representa el abrazo de San Joaquín y Santa Ana ante la Puerta Dorada, los timbres de los Ramírez y los Galindo, y estatuas de dos santos. La colocación de esta portada en el Patio de Armas se debe al Marqués de Lozoya.
Capilla: dedicada a Santa María del Castillo; es de tipo románico-mudéjar, sugerida por F. Justo Pérez de Urbel. Sobria y serena de líneas, ajustada a las normas de la más pura liturgia y simbología cristiana. Es una de las dependencias más bellas del castillo. En el altar mayor hay un sencillo retablo con bajorrelieves que representan a seis santos españoles: San Raimundo de Fitero, Santiago Apóstol, San Fernando, Santa Teresa de Jesús,San Isidro y San Isidoro. También hay un sagrario de plata de forma basilical y líneas románicas. Corona este retablo un Cristo de marfil del siglo XVI con cruz de forja. En los laterales hay dos imágenes: Santa María del Castillo y San José, obra del escultor José Clara, son conocidas como el "grupo de la Mota", están talladas en un tronco de cerezo cuya tonalidad armoniza con el ladrillo de la construcción. En el lado izquierdo del crucerohay un tríptico flamenco que unos críticos atribuyen a Memling y otros a Jan van Eyck (es propiedad del Hospital de la Inmaculada Concepción y San Diego de Alcalá, Patronato de Simón Ruiz Envito, de Medina del Campo). En el lado derecho hay una talla de Santa Teresa del siglo XVII, procedente del taller de Gregorio Fernández. En la zona de los pies de la capilla hay una tabla catalana con influencia italiana del siglo XV. La losa del primer sepulcro de José Antonio Primo de Rivera cuando descansó en El Escorial forma parte del suelo.
Vestíbulo: está decorado con una copia de la carta de Juan de la Cosa, pintada por Viladomat sobre tela, reproducción de la del Museo Naval de Madrid, y una talla de madera procedente de Haití. Es un tronco que representa a un indígena con tambor y dos figuras laterales.
A la planta noble se accede por una escalera de Honor, de estilo gótico flamígero, copia también de la del Hospital de la Latina citado. En esta planta se encuentra el salón de Honor, con acceso a una de las torres rectangulares, una pequeña sala de siete m de longitud por dos de anchura llamada "el mirador o peinador de la Reina", en recuerdo de Juana la Loca, donde dicen que se pasaba largas horas esperando el retorno de su amado esposo. Está cubierta con bóveda ojival de cañón seguido, orlada de tercerías góticas y rosetones; en ella quedan restos de la primitiva policromía. En los tímpanos de la bóveda campeaban los emblemas de los Reyes Católicos, que en la actualidad apenas se perciben. El salón está decorado con yeserías que representan los mismos símbolos que hay en el mirador de la Reina. (Wikipedia)

Templo y ex convento de Santo Domingo (Cuauhtémoc) Ciudad de México
estilo y decoracion,
Image by Catedrales e Iglesias
Templo de Santo Domingo
Av. 20 de Noviembre No. 33
Col centro
Delegacion Cuauhtémoc
Ciudad de México
C.P. 06060
Tel: 01-555-512-5095

La iglesia de Santo Domingo es un templo barroco del siglo XVIII y es todo lo que queda de lo que fue el importante convento de la Orden de Santo Domingo, en la Ciudad de México. Se localiza en el centro histórico de la ciudad, en la Plaza 23 de Mayo, y frente al costado norte de la Plaza de Santo Domingo, bastante cerca de la catedral.
La construcción de un sencillo y pequeño templo se inició poco después de la conquista de la ciudad, hacia 1527, para ser concluida hacia 1530. Se reconstruyó por primera vez entre 1556 y 1571, para ampliar las dependencias del convento y capillas alrededor del templo principal. Esa segunda iglesia fue dañada severamente durante una inundación de la ciudad, y se decidió volver a reconstruirlo, en un fastuoso estilo barroco diseñado por Pedro de Arrieta, durante la primera mitad del siglo XVIII, cuando tomó su aspecto actual. A finales del siglo XVIII se introdujeron cambios en el interior con decoraciones neoclásicas.

El conjunto conventual sufrió daños irreparables con la desamortización de los bienes de la Iglesia. Al abrirse la calle de Leandro Valle, que pasa justo al lado del templo, se destruyó el monasterio y las capillas que rodeaban a la iglesia; de éstas, sólo se conserva la Capilla del Señor de la Expiración, al noroeste del templo de Santo Domingo. La barda del atrio fue demolida y el atrio se convirtió en la Plaza 23 de Mayo.
El templo de Santo Domingo es una construcción barroca construida con cantera rosa y revestimientos de tezontle. La fachada principal, en el costado sur, consiste de una sola portada y una esbelta torre con dos campanarios. La portada tiene tres cuerpos. En el primer cuerpo, flanqueando la puerta, las esculturas de San Agustín y San Francisco de Asís; sobre este cuerpo, en el centro, un tablero de piedra con un relieve de Santo Domingo recibiendo, en presencia del Espíritu Santo, el báculo de peregrino de manos de San Pedro (a la izquierda) y las epístolas de San Pablo (a la derecha); en el tercer cuerpo, en medio de dos ventanas, un tablero con el motivo de la Asunción de María.

En la portada de la fachada oriental, sobre la puerta hay un relieve de Santo Domingo y San Francisco de Asís sosteniendo la basílica de San Juan de Letrán.

En el interior, por el lado sur, a la entrada, está el coro, en forma de herradura, con tribunas que se extienden hacia la nave. El coro cuenta con la sillería del siglo XVIII y varias pinturas, y fue remodelado a finales del siglo XX.

Hay una sola nave longitudinal cortada en el norte por un transepto. Tanto la nave como el transepto tienen en sus extremos ábsides semicirculares, con enormes retablos. Los dos retablos dorados del transepto son obras barrocas del siglo XVIII. El del brazo oeste está dedicado a la Virgen de Covadonga y el del brazo este a la Virgen del Camino.
El Señor del Rebozo.

El enorme retablo mayor es una descatada obra neoclásica de Manuel Tolsá. El Cristo del altar mayor es la imagen más antigua de la iglesia, data del siglo XVI, está elaborada con pasta de caña de maíz y es conocido popularmente como El Cristo del Noviciado; según la leyenda, fue donada por un par de ángeles.

A los costados de la nave, hay once capillas, dedicadas a San Pedro de Verona, la Virgen de los Dolores, la Divina Providencia, la Virgen del Rosario, Santa Catalina de Siena, el Señor del Rebozo, el Sagrado Corazón de Jesús, la Virgen de la Luz, San José, la Virgen de Guadalupe y San Martín de Porres. El Señor del Rebozo es una rara advocación muy venerada en esta iglesia, y los fieles le ofrendan un rebozo cuando se ha cumplido su petición. Otras veneraciones importantes son las de la Virgen del Rosario y San Martín de Porres